La Mesa de la Profesión Enfermera rechaza la inclusión de Farmacia Comunitaria en dictamen de Comisión andaluza de reconstrucción

27 agosto 2020
 Tu salud no es un negocio

La Mesa de la Profesión Enfermera denuncia que se ha incluido la mal llamada ‘Farmacia Comunitaria’, pues no existe como tal ni académica ni profesionalmente, en el Dictamen de la Comisión de Estudio para la recuperación económica y social de Andalucía a causa del Covid-19 presentado esta semana en el Parlamento andaluz. SATSE Andalucía y el Consejo Andaluz de Colegios de Enfermería advierten que se trata de una privatización encubierta de servicios asistenciales que pretenden realizar los farmacéuticos, y que cuenta con el apoyo entusiasta del Consejero de Salud y Familias, que conllevan la usurpación de funciones propias de las enfermeras, enfermeros y médicos, motivo por el que exigen su retirada del documento definitivo de conclusiones.

La Mesa de la Profesión Enfermera, integrada por el Sindicato de Enfermería, SATSE, en Andalucía y el Consejo Andaluz de Colegios de Enfermería (CAE) ha rechazado la inclusión de la denominada ‘Farmacia Comunitaria’ en la propuesta dictamen de la Comisión de Estudio para la recuperación económica y social de Andalucía a causa del Covid-19, presentado esta semana en el Parlamento de Andalucía. Para la Mesa de la Profesión esta medida es un intento de aprovechar la pandemia para introducir un modelo que implica una privatización encubierta de servicios asistenciales y presunto intrusismo profesional, motivo por el que ha exigido con contundencia su retirada inmediata del dictamen final.

En concreto, SATSE y el CAE detallan que el Dictamen de la Comisión de Estudio para la recuperación económica y social de Andalucía a causa del Covid-19 incluye entre sus propuestas “estandarizar el proceso de entrega de medicamentos de farmacia hospitalaria a domicilio o a la farmacia comunitaria más cercana o al centro de salud” o "promover la integración de las oficinas privadas de farmacias en la práctica asistencial” como elementos de mejora ante nuevos brotes de Covid-19.

Sin embargo, desde la Mesa de la Profesión Enfermera advierten que, en la práctica, la introducción de las oficinas privadas de farmacia supone un claro y perverso intento de privatizar la atención sanitaria en toda Andalucía y usurpando funciones asistenciales que legalmente no le corresponden por un mero interés de lucro empresarial. Un modelo privatizador que, como denuncian SATSE y el CAE, lleva tratando de imponer desde su toma de posesión el Consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, creando una expectativa de negocio a estas empresas privadas por un servicio que ya se costea desde el Sistema Sanitario Público de manera absolutamente satisfactoria y valorada por los ciudadanos.

De hecho, los representantes de las enfermeras y enfermeros llevan ya denunciando años, tanto en el ámbito autonómico como en el nacional, el intento de distintas instituciones del ámbito farmacéutico, con el apoyo desde algunas instituciones públicas como es el caso del consejero Aguirre, de promover acciones que buscan sin reparo la privatización encubierta de servicios asistenciales que ya se realizan en Atención Primaria y que conllevan la usurpación de funciones que se realizan desde siempre de manera gratuita por los profesiones sanitarias, acciones entre las que se enmarcan la farmacia comunitaria.

En concreto, desde la Mesa de la Profesión Enfermera se alude a actividades asistenciales en materia de seguimiento de pacientes crónicos, cribado de pacientes en diferentes patologías o visitas domiciliarias y revisión de botiquines. Asimismo,  desde las instituciones del ámbito farmacéutico se pretende disponer de una zona de atención personalizada en las oficinas de farmacia, tener acceso a la historia clínica de los pacientes, o, incluso, llegar a vacunar.

Asimismo, la Mesa de la Profesión Enfermera recalca que las actuaciones asistenciales previstas por los farmacéuticos supondrían, al amparo de la normativa vigente, una invasión de competencias y, al mismo tiempo, un claro ejemplo de intrusismo profesional, ya que las labores asistenciales de educación sanitaria y promoción de la salud en los temas de adherencia terapéutica, seguimiento, cuidados del paciente y cribado sanitario, son competencia exclusiva de las enfermeras, enfermeros y médicos, y ya las vienen realizando dentro de su actividad laboral en la sanidad

A juicio de la Mesa de la profesión, el farmacéutico no es el profesional competente en materia de cuidados integrales del paciente y la oficina de farmacia, como establecimiento privado comercial que es, no representa, en modo alguno, un lugar adecuado para realizar las actividades asistenciales que pretenden llevar a cabo los farmacéuticos cobrando por ello.

Por todo ello, la Mesa de la Profesión Enfermera concluye advirtiendo que no va a consentir que se aproveche esta grave crisis sanitaria para realizar una privatización encubierta de servicios asistenciales en Andalucía, motivo por el que ha reclamado a los grupos parlamentarios andaluces la retirada de las alusiones a la ‘Farmacia Comunitaria’ en el Dictamen de final de la Comisión de Estudio para la recuperación económica y social de Andalucia a causa del Covid-19, que se debatirá en el Parlamento de Andalucía el próximo 31 de agosto.