Recortes

En mayo de 2010 los distintos gobiernos, autonómicos y central, se percataron de que estábamos inmersos en una grave crisis provocada, en gran parte, por su laxitud a la hora de gobernar los bienes públicos. La forma que tuvieron de abordarla, la más sencilla, fue acometiendo un recorte salvaje en los derechos y en las condiciones laborales de los empleados públicos.